aisge

 
 
 

AISGE es una sociedad de gestión de los derechos de propiedad intelectual de actores (incluídos los de doblaje), bailarines y directores de escena. En dos palabras, es la SGAE de los artistas no cantantes.

 

El ser socio no conlleva ningún costo de entrada, aunque al principio sí hubo una tasa de asociación que se quitó algunos años después. Solo hay que demostrar que al menos se ha hecho un doblaje para pertenecer a ella y ella se encargará de recaudar todo lo que genere tu trabajo como actor de voz.

 

Al comienzo de los tiempos, eran los mismos actores los que (a través de una coquetas agendas de color amarillo pequeñitas) se encargaban de hacer llegar a la asociación, todos los doblajes que íban realizando. Pero como método resultó ineficaz y se acabó por optar por las plantillas que deben rellenar los directores de sala y firmar los actores si están de acuerdo. Estas plantillas tienen diversas categorías dependiendo del número de takes que haga cada actor. El director siempre está en la máxima categoría.

 

La sociedad se fundó el 20 de septiembre de 1990. Inmediatamente se puso manos a la obra para informar a todos los actores de la nueva situación y cuando decimos a todos es a todos, no solo catalanes y madrileños: vascos, gallegos, andaluces... A los actores vizcaínos se les convocó (aunque solo acudieran una pequeña parte) en el hotel Abando de Bilbao. Hasta allí, aparte de pasar unos diítas en este espléndido hotel de la capital vizcaína, se desplazaron un par de actores madrileños para explicar el tema. Pero lo hicieron tan mal, que los actores vizcaíno se lo tomaron más bien a chufla. ¿Que había un montón de pasta a repartir?. ¡Amos anda!. ¿Y que estos lo íban a repartir con los de provincias?. ¿Estamos tontos o qué?.

 

Se creó una bolsa de dinero para incluso pagar por los doblajes hechos desde los años de la polka. A eso se le llamó "Doblaje Histórico" y a cada actor, incluso los fallecidos, se les dió una puntuación. Sobre esa puntuación, cada año, reciben un dinero por "derechos históricos".

 

No solo existen los locales de Madrid, también hay en Barcelona, Sevilla, Valencia, Santiago de Compostela y San sebastián.

 

Al comienzo no eran muchas las teles dispuestas a pagar un canon por emitir series y películas, pero juicio tras juicio no les quedó otra que entrar por el aro y cumplir con la ley. La recaudación total ha sufrido muchos altibajos a lo largo de lo años. Empezó muy baja, luego subió mucho y luego volvió a caer. La forma de recaudación depende siempre de la audiencia que haya tenido la pelicula o serie en cuestión. A mayor audiencia, más se recauda y más se reparte. Cosa que favorece claramente a los actores catalanes y madrileños. No se recauda por publicidad o por locuciones para empresas.

 

En fin, esperamos que os hayáis hecho una ligera idea de lo que supone la creación de esta sociedad y del beneficio que tiene para el actor que a ella se asocia.