Suspensión de pagos en K2000

 

¡Ahhhh, què dìa la de aquella noche!. Te acuestas feliz porque tienes un bonito curro y a la mañana siguiente sin comerlo ni beberlo, te enteras por la radio de que la empresa para la que estàs trabajando entra en suspensiòn de pagos. Eso pasò una soleada mañana, no se recuerda el mes, del año 1988. Lo que sì se recuerda es poner la radio del coche segùn se iba a doblar y oìr la noticia, por otra parte inesperada, de que tu empresa, a la que te diriges como todas las mañanas, entra en suspensiòn de pagos. Se recuerda llegar al aparcamiento de K.2000 y ver salir casi corriendo a Jaime Yarritu, a la sazòn el puto amo en aquella època, coger su coche y pirarse a toda pastilla para no dar ninguna explicaciòn. Se recuerdo la cara que se les quedò a muchos de tonto preguntàndose què iba a pasar con su curro y què iba a ser de ellos. Los màs pesimistas diciendo que esto se habìa acabado y que la aventura habìa llegado hasta aquì.

 

¿Què otros recuerdos hay?. ¡Ah, sì!. Se recuerda que se pagaba siempre con un cheque pero que a partir de la suspensiòn éste llevaba un sello de intervenciòn judicial para que se pudiera pagar. Se recuerda que aquello durò varios meses, pero lo que no se recuerda es como se pudo salir de aquella situaciòn, pero se saliò. Se recuerda que la alegria no durò demasiado, porque si no se recuerda mal, poco después se sorprendieron con una suspensiòn de pagos no a los proveedores, sino a los trabajadores, que se fueron de vacaciones de verano sin saber cuando iban a cobrar la soldada debida ò si la iban a cobrar alguna vez. Se recuerda que aquello significò la caìda de Jaime Yarritu y que los que tomaron el poder se lo ventilaron y se hicieron cargo del agujero dejado por éste que luego medio arreglaron con una bajada de sueldos general.

 

Y eso es todo lo que se recuerda de aquellos convulsos tiempos en los que los artistas se enteraron de lo que era un laudo, lo que significaba una huelga, lo que traìa consigo una suspensiòn de pagos y en definitiva, un despertar de la ignorancia y de la ingenuidad para caer en la desazòn y en lo que es la puta realidad laboral.

..............................................................................................................................................................................

"En agosto de 1988 las cosas estaban francamente mal en K.2000. Un grupo de actores trabajábamos en pista y aquel mes sabíamos que nos íbamos de vacaciones pero no sabíamos si volveríamos a nuestra sala. Había amenaza de cierre de la empresa. Casi nada. Recuerdo que mis últimos takes del aciago mes fueron doblando a Paul Mones en "A toda marcha" versión euskera. Sentía que ese podía ser mi último doblaje y decidí dejar un buen recuerdo. Nunca he puesto tanto interés en un doblaje y nunca he tenido un sabor tan agridulce en mi trabajo. Sabía que lo estaba dejando nikelao, no me importaba repetir las veces que fuesen y disfruté hasta el último take pero con un sentimiento de tristeza porque quizás no volvería a doblar más. Al final todo se arregló, de aquella manera, pero ¡qué putas las pasamos!". (testimonio de Kepa Cueto)