La movida del 92

El 2 de abril de 1992, dos actrices de K.2000, reciben la triste noticia, en forma de comunicado firmado por el Jefe de Personal de la época, de que al finalizar su contrato laboral no volverán a ser contratadas por la empresa. El día último de trabajo será el 30 de ese mes.

El 15 de abril, sus compañeros deciden celebrar una asamblea para salir en ayuda de las compañeras y ésta se salda con el anuncio de una huelga indefinida que comenzaría el 27. Deciden ayudar a sus compañeras porque creen que la no renovación del contrato de éstas es una represalia de la empresa por su actividad como representantes de los actores.

La empresa, como es natural, niega tal extremo y echa la culpa de la no renovación no a una represalia sino a la rebaja de 300 horas de doblaje de euskera y otras 200 de castellano por parte de EITB, por lo que se ve obligada a tomar tal decisión y avisa de la ilegalidad de la medidad tomada por parte del colectivo de actores.

El 27 de abril la empresa comunica al colectivo que dado el punto muerto al que llega el conflicto que sea una Autoridad Legal la que decida si la no renovación de los contratos de la actrices se atiene a derecho ó no, aceptándo de buen grado lo que ésta dictamine.

Para tornar la marea a su favor, la empresa hace llegar al comité de trabajadores las pérdidas obtenidas en 1991 que ascienden a 58 millones y medio de pesetas y las del primer trimestra de 1992 que ascienden ya a 77 millones de pesetas.

El 27 de abril, sus compañeros se reúnen en asamblea en la sala de espera de los actores en la empresa, para felicitárse por el seguimiento de la huelga.

El día 28 la empresa hace llegar a los actores un comunicado en el que expresa su malestar ante las declaraciones hechas por el colectivo al diario Egin sobre el conflicto empresarial. Califica tales declaraciones como: "graves descalificaciones y falsedades" (sic).

El día 29 la empresa emite otro comunicado en el que pide a todos los trabajadores que se incorporen a sus puestos de trabajo. A cambio aceptan el arbitraje del Delegado de Trabajo de Vizcaya siempre y cuando en tal arbitraje solo se toque el tema de las compañeras no renovadas. También se comprometen a no tomar represalias contra el colectivo por motivo de la huelga. Pero eso sí, la incorporación de los trabajadores ha de  ser inmediata.

Ese mismo día a las 19:45 se reunen en K.2000 de una parte 2 personas representando a la empresa y de la otra 4 actores de doblaje. En tal reunión se decide poner fin a la huelga en base a lo ofrecido por la empresa en su comunicado de ese mismo día.

¿Cómo acabó la historia?. Pues la empresa para evitar más rollo chungo contrata por otros 6 meses a las actrices en cuestión y al cabo de esos 6 meses no hubo ya más renovación. A la calle.