La època de la "Faneca"

 

La caòtica "Época de la Faneca" es un fenòmeno que se diò a ùltimos de los 80 en K.2000. La foto que véis y en la que estàn el fallecido en 2015 Jorge Ricoy y Kepa Cueto dormidos como lirones en plena jornada laboral, es una muestra muy elocuente de cómo quedaba la peña durante la terrible y temida : ¡¡EPOCA DE LA FANECA!!.

 

Estamos en un año de bonanza laboral cuando se trabajaba en el estudio màs grande de España (9 salas enormes), que ademàs tenìa una filial en Madrid y donde màs se curraba de todo el estado. Llega una punta de trabajo bestial, que hoy harìa las delicias de cualquier estudio, y se encuentran conque la plantilla de actores (vascos, madrileños y gallegos junto con los de convocatoria) no pueden entre todos y dentro de la jornada normal de 8 horas, acabar y entregar la producciòn en los plazos fijados con los clientes. ¿Soluciòn?.  Meter màs horas, tampoco es tan dificil. En vez de trabajar 8 horas se trabajarìan 12. Los actores aceptaron el acuerdo con la empresa que era que la jornada de tarde se pagarìa segùn los takes que se hiciesen. Es decir, los contratados tendrìan su sueldo como siempre màs el plus de los takes de la tarde.

 

¿Fue esa la mejor soluciòn?. Tal vez. El caso es que todos los actores tuvieron que hacerse con làpiz y papel, contar ellos mismos los takes de la tarde y hacer firmar al director el trabajo hecho fuera de horas. Los directores se volvìan locos intentando dirigir un doblaje y ademàs tener que atender a todos los que les llegaban para que firmaran los dichosos papelitos. Lo normal era ver gente que làpiz en ristre iba buscando takes para apuntarlos de sala en sala. Se cruzaban en los pasillos y unos entraban en unas salas y otros salían de otras hojas y làpices en mano en busca del take hallado y apuntado. A alguien, un gallego, tal vez Gonzalo Rei Chao que era de los más ingeniosos, se le ocurriò que parecìan pescadores en busca de fanecas. Hizo gracia la frase y se quedò en la memoria comùn de los actores de cierta època.

 

Y surgiò la picaresca.  Al haber tantìsimas salas y tantos actores de doblaje, era muy normal que algunos se escaqueasen y dejaran takes sin hacer para hacerlos luego a la tarde y cobrarlos como extra. Los que hacìan protas y trabajaban mucho se solìan quedar hasta tarde porque les compensaba, mientras que los que normalmente hacian pocos takes en cuanto veían su convocatoria y se daban cuenta de que por 2 ò 3 takes se tenìan que quedar por la tarde un par de horas màs, hacìan mutis por el foro. Se llegó a poner un controlador para que controlara lo incontrolable, un jóven Vicinay fallecido tempranamente aunque no por culpa de los actores de aquella época, que se declaró incapaz de tal hazaña y abandonó el batel.

 

Pero se produjo un milagro y este fue que se pudo entregar toda la producciòn en los plazos fijados. Aquella època no durò màs de un par de meses, pero fue tan intensa que quedò para siempre en el recuerdo colectivo como... la temible... "ÉPOCA DE LA FANECA".