El doblaje que solo se oyó una vez

 En 1992 el bueno de Ingmar Bergman, sublime director sueco, hizo una pelìcula que titulò "Niños del domingo" y que muy pero que muy poca gente ha visto en versiòn doblada, incluso habrà alguien que niegue dicho doblaje, pero la puritita verdad es que ese doblaje EXISTIÒ. Si señores existiò y se llevò a cabo en la empresa Edertrack de Bilbao en las nuevas instalaciones en 1993. Concretamente en la sala 4 y teniendo a Eva Martínez como técnico de sala.

Con este doblaje, por cierto, se estrenò el fallecido prematuramente Joseba Murua que hizo unos takes espectaculares y dificilìsimos para un principiante. Su personaje fue el del tío Carl.

La versiòn doblada fue dirigida, no por gente de aquí, sino por dos directoras de Madrid que se trasladaron a Bilbao a tal fin y la emisiòn de la versiòn doblada se echò en Canal +, pero solo una vez. A raìz de problemas con los derechos del doblaje se decidiò que de entonces en adelante se emitirìa con subtìtulos y punto y asì ha sido desde entonces. Y esta es la historia de la pelìcula doblada que solo se viò una vez.

 

SINOPSIS CONTADA POR EL PROPIO DIRECTOR:

«Todo ocurre entre un sábado y un domingo de finales de julio, y creo que el niño, Pu, tiene entonces unos ocho años. La familia veranea en una casa con bellísimas vistas sobre campos de brezo, un río y bosques. Son muchos : además de sus padres, están Maj (que cuida de los niños y por la que Pu siente un cariño especial), la vieja cocinera Ellen y una joven amiga de la familia llamada Marianne (de quien está enamorado). Pero es a la hermosa madre a quien Pu quiere por encima de todo, aunque la suya sea una relación compleja. En cambio, al niño le cuesta hacer frente a los repentinos cambios de humor y a la inexplicable brutalidad de su padre. Pese a todo consigue reconciliarse, lo cual les cuesta mucho a los dos. (…) Los padres se pelean con frecuencia. Pero también hay amor, además de tristeza y lágrimas.( …) Para mí estas historias son reales. No me siento capaz de diferenciar lo que en general se considera "normal" de lo que son mis propios sueños y fantasías. "