Año 1990

 

Edertrack

 

El año de 1990 fue uno de los mejores de la Época Dorada. Los estudios màs grandes (K2000, Edertrack y Eresoinka) no daban abasto para todo el trabajo que les llegaba. Los precios de los takes eran incluso màs altos que los de hoy dìa y se pagaba por cambio de sala y de capìtulo, algo que se dejó morir hace muchos años.

 

Tambièn en este año se crea una asociaciòn de actores de doblaje que pretende no solo representar a estos sino tambièn a adaptadores, tècnicos de sonido y subtituladores. Se llamarà EBLE (Euskal Herriko Bikoizketa Lanbidedunen Elkartea, Asociaciòn de Profesionales de Doblaje de Euskal Herria  ). Pero debido a los intereses tan dispares que tenìan todos los gremios (fue un fallo juntar a actores con ajustadores, traductores y tècnicos) acabò yèndose al carajo como casi todo lo que se proponen nuestros actores y actrices.

 

Vamos a los fríos números de este año.

 

En diciembre de 1990 habìa el siguiente nùmero de actores contratados en las empresas:

K2000: 56 actores, de los cuales 18 eran contratados fijos. Los sueldos de aquel año eran los siguientes:

Actores fijos: 2.018.100 pts. brutas anuales. A lo que habìa que sumar los pluses correspondientes por dirección, antiguedad ó publicidad. Había un plus de 13.500 pts. a los actores que doblaran en los dos idiomas.

En K2000 había 9 salas a pleno funcionamiento.

 

Edertrack: 37 actores

 

Eresoinka (luego Irusoin): 45 actores

 

Total 138 actores de doblaje entre las tres empresas. Estos eran los contratados, no se han contado los de convocatoria que tambièn eran un pilòn de ellos. Podrìamos estar hablando de unos 160-170 actores en 1990. Hoy no debe de haber ni la mitad de la mitad.

 

Entre todos los actores que se movían por las salas de Euskadi aquel año el 31% tenía contrato fijo en alguna empresa, el 29% contrato eventual y el 56% de los actores contratados era bilingüe.

 

La convocatoria de euskera por término medio estaba en las 5.500 pts. y el take a 478. Mientras que la convocatoria de castellano se pagaba a 4.300 y el take a 355. Los spots se pagaban a 15.000 pts. y los vídeos industriales a 10.000.

 

En diciembre del año siguiente, justo un mes antes de que la crisis del 91 estallase, las cifras seguìan siendo pràcticamente las mismas.